Mancomunidad de Municipios de las Medianías de Gran Canaria Guía de Senderos de las Medianías de Gran Canaria Guía de Senderos de las Medianías de Gran Canaria Versión española English version Deutsche Version
  • Introducción general
  • Villa de Santa Brígida
  • Valsequillo
  • Vega de San Mateo
  • Tejeda
  • Créditos
Inicio >> Vega de San Mateo >> Lomo Matazno - Presa de la Siberia - Las Lagunetas (Ruta nº08)
Ruta 01: Siete Fuentes - San Mateo

Lomo Matazno - Presa de la Siberia - Las Lagunetas

CARACTERIZACIÓN GENERAL. Esta travesía se desarrolla en la zona alta de la Vega de San Mateo, en un espacio comprendido entre las medianías altas y la cumbre del municipio.

Se trata de un territorio formado, en su mayor parte, por materiales provenientes de las erupciones Roque Nublo y Pre-Roque Nublo, sobre todo aglomerado y, en menor medida, coladas y piroclastos. Observamos algunas coladas fonolíticas y basálticas de la serie II (Fuster) en los fondos de barrancos, que el efecto de la erosión ha dejado en resalte. De manera más puntual, se pueden ver basaltos y piroclastos de las series recientes (series III y IV de Fuster). Toda esta zona presenta un modelado muy original: la erosión eólica e hídrica dan lugar a formas caprichosas, con presencia de numerosos roques.

El clima es de tipo submontano en la parte de cumbre, y mediterráneo húmedo en la zona de medianías. En la cumbre, las temperaturas manifiestan una elevada oscilación térmica, tanto anual como diaria, que llega a veces a superar los 20º C. Por su parte, las precipitaciones son escasas; en ocasiones excepcionales, durante los meses de diciembre y de enero, éstas se producen en forma de nieve. En la zona de medianías altas, donde domina el clima mediterráneo húmedo, las temperaturas tienden a suavizarse, pues la oscilación es menor. En este caso, las diferencias entre el verano y el invierno, así como entre el día y la noche, no superan los 15º C. En lo concerniente a las precipitaciones, éste es uno de los lugares de mayor precipitación insular, superándose en ocasiones los 800 mm e, incluso, los 1.000 mm. Esto se debe en buena medida al fenómeno de la precipitación horizontal, consecuencia del mar de nubes del alisio, que deposita en las hojas de los árboles una gran cantidad de agua. Por ello, en este espacio existen un elevado número de manantiales, fuentes y madres del agua. Este agua se aprovecha para el riego de los cultivos y para el ganado, así como para el abasto de la población del lugar y de las zonas costeras, cuya necesidad de suministro es mayor.

Tales condiciones hidrotérmicas han propiciado dos pisos de vegetación natural y potencial bien distintos, que se han visto alterados por el paso del tiempo y por la ocupación del territorio por el hombre. En la zona de cumbre, la vegetación dominante es el retamar-escobonal (Teline microphylla y Adenocarpus foliolosus), acompañado de salvia blanca y morisca, tomillos, tajinastes, gamonas, etc. En la zona de medianías altas, encontramos pinar y relictos de laurisilva.

En lo que respecta a los usos humanos del territorio, esta zona se ha caracterizado por la ganadería, la silvicultura (explotación del bosque) y, sobre todo, por la agricultura de hortalizas, frutas, verduras, leguminosas, cereales, etc.

En el pasado, existió una mayor densidad de población en todo este espacio, hecho constatado por la multitud de bancales que lo ocupan.

Hoy en día, la zona ofrece unas interesantes expectativas para el desarrollo del turismo rural y deportivo.s

Descargar la ruta en Google Earth

Plano del camino

(Pulse sobre el plano para ampliar) Plano del camino

Perfil del camino

(Pulse sobre el plano para ampliar) Perfil del camino
Descripción del camino

Lomo Matazno - Presa de la Siberia - Las Lagunetas

Para llegar al comienzo de este camino hay que tomar la carretera que va de la Vega de San Mateo a la cumbre por Cueva Grande. A partir del cruce de Cueva Grande, a unos 450 metros, encontramos una bifurcación; debemos tomar la desviación de la derecha, por firme de tierra. A 650 m, aproximadamente, caminando por Lomo Matazno, llegamos hasta un cruce de caminos desde donde vemos la presa a la izquierda y, a la derecha, la Hoya del Laurel.

Continuamos ascendiendo por la pista unos 350 metros; escogemos el desvío de la derecha que nos conduce hacia la Hoya de La Coba y, posteriormente, la primera desviación a la izquierda, que pasa frente a dos castaños y a una vivienda. Este camino nos introduce en el Barranco del Sao, senda por la que descendemos junto a un corral de ganado caprino y ovino.

Dejamos atrás el estanque que se encuentra cerca del camino y descendemos hacia el lecho del Barranco del Sao. A nuestra izquierda, vemos una casa vieja de tejas francesas y, a la derecha, un cono de cínder muy meteorizado.

Al llegar al fondo del barranco, nos encontramos con un castaño antiguo y con una galería de agua que alberga una cantonera. Nos introducimos en una pista que pasa por una finca de manzanos y por una casa - vivienda del mantenedor de la galería. Tomamos la vereda que aparece a la izquierda de la vivienda y, tras pasar por un bancal, llegamos a un sendero que nos guía hacia otra pista. Ésta nos conduce hacia Las Lagunetas.

Desde este lugar podemos observar el cementerio del barrio. Continuamos la ruta sin seguir las bifurcaciones que, a derecha y a izquierda, bajan hacia el barranco y que conducen a las fincas que hay junto al mismo.

Este camino nos lleva hasta la carretera general, frente a la parada de guaguas que se encuentra un poco antes de llegar a la curva del cementerio de Las Lagunetas. Justo en esa curva, se puede bajar hacia la iglesia, lugar donde acaba nuestra ruta. Otra alternativa consiste en seguir por la carretera hasta la rotonda, desde donde si tomamos la dirección que se halla más a la derecha de nuestra marcha, accediendo a un cruce de dos ramales y continuando por el de la izquierda, llegamos directamente a la iglesia de Las Lagunetas.

Información adicional de la ruta

El cultivo del millo

La llegada del maíz a Canarias data de finales del S. XVI, según relata don José Viera y Clavijo en su diccionario de Historia Natural. Este cereal se convirtió muy pronto, junto con la papa, en parte de la base de la alimentación de los isleños. Así, la mayoría de los agricultores dedicaban en el pasado y lo hacen en la actualidad, aunque en menor proporción, parte de sus tierras al cultivo del millo. Los granos de este cereal se tostaban en cazuelas de barro y después se trituraban hasta convertirlo en gofio. Los molinos estaban formados por dos piedras de basalto circulares superpuestas: la inferior era fija y la superior rotaba sobre ella alrededor de un eje.

En la actualidad, el gofio sigue utilizándose como elemento diferenciador de la dieta canaria.

Galería de agua de La Mina

Fue realizada en 1526 para abastecer de agua al Real de Las Palmas, mediante una acequia de 44 kilómetros que llega hasta la ciudad. Este agua permitió mover las piedras de 20 molinos a lo largo de su recorrido por el Barranco de La Mina y el Guiniguada.

En efecto, se trata de una perforación en la cabecera del Barranco Guiniguada (que recibe en esta zona la denominación de Barranco de La Mina), que se abre a la cuenca de Tejeda, de donde toma el agua para trasvasarla hacia el cauce del Guiniguada. Concretamente, proviene de un naciente que hay en el Ancón o Arroyos de La Mina. Tras recorrer unos 1.840 metros llega a la boca de la galería en la Degollada de Los Molinos, que la traslada a través del túnel hasta la cabecera del Barranco de La Mina, zona a la que se denomina Hoya de Becerra.

La solicitud de apertura de la mina se concede el 26 de julio de 1501 por Real Cédula de Los Reyes Católicos. El coste de la obra fue de 250.000 maravedíes castellanos, es decir, unos 19.000 reales de vellón de la época. El diseñador y constructor de la galería fue Juan de Aríñez, aunque el maestro que la realiza es Fernán Rodríguez Gallegos. La galería se excava al unísono por ambas laderas hasta encontrarse en el interior. En la parte central, se observa el salto de roca cuando se unieron las dos mitades; posee una longitud de 342,5 metros.

Está excavada en el complejo Roque Nublo, material traquibasáltico conformado por un aglomerado de fácil extracción. La altura del túnel era originariamente de 0,30 m y su anchura de 0,60 m, pero en la actualidad tiene casi dos metros de altura, permitiendo el paso franco de una persona. En el suelo de la galería hay un escalón que la recorre de parte a parte y cuya función es la de impedir que el transeúnte pueda mojarse. La cantidad de agua que discurre por ella en la actualidad es muy reducida, de unos 9 a unos 11 litros por segundo, es decir, algo más de una azada (8 litros por segundo). En cambio, en los años setenta llegó a transportar hasta 45/50 litros por segundo, es decir, unas seis azadas de agua.

© 2010 Mancomunidad de Municipios de las Medianías de Gran Canaria

Aviso Legal | Créditos